12 abril 2016

CALIZA

La caliza es una roca sedimentaria compuesta por carbonato de calcio y a veces en combinación con otros tipos de mineral, y ciertamente, esto es todo lo que recuerdo de las clases de rocas... La verdad es que con lo que me gustan las rocas, me gustaría poder saber más, pero como no se, voy a dejar una sesión de fotos a éstas maravillosas paredes de caliza, y así, os doy rienda suelta a que penséis lo que os produce verlas.





















































































Ésta pared, hasta nos regala un ramo








¿Que donde estamos? Esta vez hemos viajado al sureste de Aragón, a Teruel; concretamente a Olba. 

Tenía muchas ganas de conocer estas paredes, porque la verdad que me la habían recomendado bastante, pero aun no había podido venir.
Sólo hemos estado en uno de los sectores "El casucho" y dando vueltas por sus subsectores, pero vamos, que da de si, porque aquí hay roca a chorrón.

Y tenían razón lxs que me la recomendaron. 
La zona es muy chula, típico bosque mediterráneo; huele fenomenal. La roca es muy buena, y muy bonita. 
A mis pobres manos blanditas, no les ha parecido tan bien, porque al segundo día me pinchaba todo lo que tocaba; me había quedado sin piel, eso es que es buena roca, y mis manos tienen que fortalecerse para volver y poder disfrutar cada agujerico. Las curtiré

Olba, me ha parecido muy curioso. Teniendo en cuenta que en Aragón estamos acostumbradxs a estructuras de  pueblos tipo nuclear. 
Pues éste municipio, se compone de varios barrios dispersos por el valle del río mijares, en los altos, con sus terracicas hortícolas, y sus riberas. 
Otro día me gustaría analizarlo mejor. Me parece una forma muy racional de pensar una población, respetar el meandro sin aberraciones urbanísticas. Aunque, la verdad es que no he investigado, en porque es así. Me gusta

































El acueducto de la salud








Sigo un poquito más, con la caliza, que me ha parecido espectacular






























Aquí, os presento una panorámico del gran sector por el que hemos estado



Otra de las cosas de estos viajes, que me encanta. Son los paisajes de carretera que pasamos. Y aunque son fotos un poco peores, a través de los cristales del vehículo, en movimiento; creo que merecen la pena ser retratados.
Como me gustaría pegarme así un día detrás de otro...


































Y eso ha sido todo. Muchas gracias dani por el viaje. Hay que acabar esos proyectos.

Yo a ver si me curto esta piel de mierda tan finolis que tengo, y me pongo fuerte; que aun sin cabeza buena del todo, es todo un avance cómo la tengo; pero no es cuando más fuerte estoy. Deseosa de que se junte todo, algún día.

Se que a muchxs de mis amigxs este sitio, les vendría genial, y les va a encantar, lo sabréis al ver éstos colores; no necesito decir nada más...



Yo, también os la recomiendo





Olba, Teruel
9 y 10 de Abril 2016

29 marzo 2016

Paseos, vinos, catanes, huellas y caquitas...

Casi, ya es una costumbre, en las vacaciones de "semanasanta", he dejado las fiestas montañeras machacas , por unas de paseos y conocimientos de cultura rural. Me encanta aprender las cositas de nuestro alrededor.

En ésta ocasión, fuimos a pasar unos días a Bernués; ya había estado una semanasanta anterior, hace años, pero sólo de paso de un día.
Bernués es un pueblo de la Jacetania, era parte del camino real de Zaragoza a Jaca. Y está situado al otro lado de la Peña Oroel, y la sierra de san Juan de la Peña.






Lo que más me gusta de éste tipo de vacaciones, es cuando te lo enseña gente que valora la totalidad del entorno y conoce bastante de su cultura, así da gusto.

Es una zona, que por tipología me recuerda bastante a lo que conozco de la guarguera, con la diferencia de que aquí se conserva el pino rojo; que a mi parecer es más bonito que el americano, y al menos es el autóctono. 

Deja así unos bosques más pretos, con un campo a través, para mí concretamente mas giñón (siempre con la cabeza pensante en el encuentro con los cerdos, que tanto miedo me inspiran...). 





Los paseos, que Gerardo nos eligió, han sido muy acertados. Muy cómodos para andar por ellos; la zona esta llena de pistas haciendo muy fácil recorrerla, y dar circuloides para conocerla, además la orografía no es muy exigente, así que no se hace muy costoso.

Entre lo que sabe Gerardo y lo que sabía Marcos hemos podido aprender mucho sobre pajaritos y su piar; huellas y truños, de rabosas, tejones, jabalies..., su comportamiento; plantas que a lo mejor ni se me hubiese pasado por la cabeza pensar en ellas, hojas y árboles... Me ha parecido todo como si fuéramos escenas de los cromos del vida y color.  
Interesante poder ver el comportamiento animal nocturno, realmente interesante.

Me encanta aprender de cosas distintas de las que yo sé, y de ésta manera; en la que no te sientes un retrón por no saberlas anteriormente.

Muchas gracias, por los conocimientos; se nota que han sido aprendidos de una forma pasional...

























































En la cima del monte del "pilón", desconozco si tiene nombre. Posando con Oroel, y el querido pirineo.









































































Huellas de tejón






































































































También hubo algún día que cambiamos paseo forestal, por paseo puebleril; fuimos a visitar Botaya, que está cerquita de Bernués en una hondonada de la Sierra de San Juan de la Peña. El pueblo muy majé, pero lo mas guapo para mí fue la carreterita de su acceso. Bonitísima.

También fuimos al nuevo santuario de San Juan de la Peña, igual lo más estresante de todas las vacaciones, con tanta gente alrededor. 

































































































































Bonita vista de Oroel, sin duda, la más fotografiada de éstas vacaciones



Intentamos buscar, la antigua calzada romana; con un paseo bien chulo en el que encontramos la cantera de losas, que habíamos intentado buscar en los días anteriores...

























































Los paseos los acompañamos de unas partidicas de Catán, así los raticos cerca de la estufa se hacían mas amenos. Y a la vuelta, nos acercamos a Aineto, para comer con  Abel. Así que, se podría decir, que estos días, nos han cundido. Sobre todo para el coco.

He echado de menos, tener la cartografía delante mía, para poder asimilar bien todo lo visto, en su emplazamiento. Me ayuda bastante a ordenar todo en mi cabeza.



Muchas gracias, Gerardo, Anna, Isabel y Marcos; por los momentos.
Me sigue encantando aprender y descubrir las cosas de Aragón, aunque no sean rocas.




Bernués, Aragón
24-28 de Marzo de 2016